Maratón: semana 7

¡Si es que no queda nada! Un mes, que viendo lo rápido que se me están pasando estos casi dos que llevamos, hace que se me pongan los pelos de punta. Pero bueno, los entrenamientos van saliendo, estamos cumpliendo y, aunque sé que la maratón puede no ser justa (muchas veces no lo es), espero poder llegar al 23 de abril pudiendo decir que he hecho todo lo posible por conseguirlo.

El lunes decidimos descansar los dos porque nos habíamos quedado tocados del domingo. Así, el martes se nos quedó un rodaje y 3 series de 3000 que nos costó lo suyo. A mi las series largas se me hacen muuuy aburridas así que casi me alegré cuando Víctor se tuvo que parar a falta de un km porque tenía molestias. ¡Estamos hechos una porquería! Bueno, no es cierto, lo que sí es verdad es que estamos siendo muy precavidos para no forzar de más y rompernos.

De todos modos, en el entreno del miércoles con Agus noté mucho que me faltó descansar el martes. Además fue muy variado. En el rodaje me iba quedando atrás con Marta (¡por fin alguien con mi ritmo!), pero Agus iba muy pendiente para ir repescándonos.  Luego series de 500, la primera me sentó como un tiro, y luego remonté, pero ya me iba dando cuenta de que no estaba al 100%. De plato principal unas cuantas cuestas en el Ángel caído que me terminaron de fundir y de postre un 2000, que si no llego a tener conmigo al Torrezno Team no hubiera acabado. Vaya, que me tocó sufrir de lo lindo.

El viernes fue más fácil, 10km nocturnos por una ruta de la casa de campo que me gusta mucho hasta Lago, donde nos estaban esperando unas series de 100. Las disfruté como una enana, en algún momento volé a 3:30. Eran pocas series y cortas, un parque de atracciones para desestresarse. Además, el plato fuerte de la semana venía el domingo, con 24km muy, pero que muy tardíos (habíamos estado celebrando el día del padre y salimos a correr pasadas las 21:30). No había nadie en la Casa de Campo, y con tantos km, lo que más apetece es hacer una Tapia y un cachito más. Para variar me puse la radio, tenían un programón en RockFM y los primeros 18km se me pasaron volando. Menos las cuestas abajo con piedras sueltas, que me iban matando la almohadilla del pie chungo. Los disfruté muchísimo, la Casa de Campo entera para nosotros, y en algún momento apagar el frontal para poder ver las estrellas. La única pega fue el frío, y que a partir del km 22, mi cuerpo dijo basta por las bravas. Primero empezó con el cuello, luego con el cuádriceps y terminó con el abductor, que eso sí que me hizo cojear y parar el entreno a falta de un km para completar los 24. Aún con todo, muy contenta con el ritmo, para ser la Tapia, muy constante, y ganando fuerza con las cuestas.

Acabamos la semana con 60 km (¡récord para nosotros!), y un poco preocupados con las molestias. Se nota el aumento de carga, así que habrá que vigilar.

¡Seguiremos informando!

Anuncios

Un comentario en “Maratón: semana 7

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s