Adiós 2016, hola 2017

Ya, ya sé que estamos a finales de enero y que voy tarde para estas cosas. Pero bien mirado, a principios de año nos tenemos muy saturados con balances y propósitos, así que aprovecho ahora ¡que os pillo con la guardia baja!

2016 ha sido un buen año, bajé mi marca de 10K por debajo de 55, conseguimos acabar nuestra primera media maratón sin sufrir lo que yo esperaba, la segunda media fue también la primera carrera fuera de España, entre dos países (Alemania y Austria) y por si fuera poco, en nuestra luna de miel. Hemos corrido una carrera mítica como es la Behobia/San Sebastian. Hemos sufrido como nunca en el Guerrero de Gredos. También hemos podido trotar por sitios fantásticos, como en un pueblo perdido en los Pirineos, en nuestra querida Navarra, o en Chamonix, casa del ultra trail del Mont Blanc, donde pudimos soñar con correrlo algún día. También he participado en un proyecto fantástico como es IronFEMME, y aunque ha sido muy duro y sacrificado creo que ha merecido la pena. Y a falta de una, hemos corrido dos San Silvestres.

También ha habido tropiezos. No he superado en kms al año anterior, aunque sí han sido de mayor calidad. No he hecho toda la natación ni la bici que me hubiera gustado, y desde luego, no hemos subido casi nada a correr por la montaña. Tampoco cumplimos con el objetivo de correr la maratón del Madrid Ultra Trail, aunque había muchas voces que desaconsejaban correrla por la organización, lo cierto fue que los preparativos de la boda no nos dejaron ni siquiera preparar el medio maratón. También en verano quise participar en mi primer triatlon, pero me vi tan perdida y sin el material adecuado, que lo más sensato fue no hacerlo.

¡Y ahora los propósitos! De aquí a mayo solo hay dos grandes citas. La primera es la Tractorismo Race, que organiza el gran Ángel. El año pasado se nos escapó, entre enfermedades y lesiones, pero este no lo perdonamos. Y en abril, tras repetir en el MMM, nos enfrentamos a la PRUEBA, así, con mayúsculas. El Maratón de Madrid. Para ir abriendo boca, la semana que viene ya empezamos los entrenos con Agus, de Tigers Running Club. Por un lado, la ilusión de preparar algo tan grande, y además tener de entrenador a alguien que ofrece tantas garantías. Por otro, el respeto y el compromiso que supone, con todos los sacrificios que ello conlleva. Esto ya no es ninguna broma.

Una vez que consigamos ser maratonianos, ya se verá el resto. Por lo pronto, nos encantaría repetir en el Guerrero y en la Behobia. Si se da bien el maratón de Madrid, intentaríamos ir a Valencia (aunque esto son palabras mayores y necesitaríamos pensarlo muy bien). Tenemos pendientes los 15km de San Sebastian, a mi madre y a mi tía les tocaron dorsales, así que a ver si podemos acabar con un chuletón. Mi objetivo también es bajar de 50′ el 10K, pero hasta que no pase el maratón no puedo valorarlo. También hay un triatlon que me apetece mucho, aunque no sé siquiera si se va a celebrar. Por supuesto Navarra nos espera un año más, y también queremos hacer otra escapada de camping-running. Montaña, quiero más montaña. Y más cruzado, quiero ser un garbancito en la piscina, y montar más en bici.

No es poco ¿verdad? 🙂 Pues quiero una cosa más. Quiero este año poder seguir corriendo, que me sigan funcionando las piernas, pero sobre todo quiero seguir compartiendo km con la gente a la que quiero, muy especialmente con Víctor y mi padre. Realmente, con eso es más que suficiente.

¡Gracias por leerme!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s