#runwithdabiz

Hay veces que cuando a las marcas les da por organizar eventos se salen por los cuatro costados y montan un sarao digno de mención. Fue el caso de la #runwithdabiz que organizó anoche el Nike Run Club de Madrid. Para empezar eligieron el Mercado de San Ildefonso como punto de encuentro, y ya nos llamó la atención la cantidad de gente que había en mallas por ahí, teniendo en cuenta que eran las 23h de un jueves. Con tanta gente me temí lo peor en cuanto a organización, pero estaba súper equivocada. Después de hacer el check in pudimos elegir el ritmo al que iríamos. Víctor se atrevió a mantenerse en los 4:30, a pesar de enterarse de que le caían 15 km y que había perdido bastante forma con los exámenes. Yo fui más cauta y me cambié de los 5:30 a los 6, porque llevaba toda la tarde con una inflamación de garganta que me cosquilleaba hasta en el oído y había estado a punto de no ir. Luego nos dieron la oportunidad de calzarnos unas Pegasus 33 para probarlas durante la carrera, y me vinieron recuerdos de cuando intentaba empezar a correr con unas Pegasus de niño.

Mientras esperábamos, nos estuvo entreteniendo Raul Gómez, también conocido como MaratonMan que nos hizo reír con su megáfono, así que no se nos hizo nada pesado. Media hora después llegó Dabiz, que nos dedicó unas palabras y nos pusimos en marcha por oleadas en función del ritmo. Hubo buen rollo los 6km que hicimos, llevábamos hasta música, aunque a mi me supieron a poco. Y se me hizo muy lento, ya que en vez de a 6, que ya empieza a ser un poco lento para mí (incluso pocha, por lo visto), fuimos a 6:30. Pero casi mejor, ya que no estaba en condiciones de forzar, y mañana en principio toca prueba de IronFEMME (tengo que repetir otras dos…). Víctor tuvo la suerte de compartir km con Dabiz, y según me cuenta, le dieron bastante caña. Lo mejor fue que la gente nos animaba más que en alguna carrera; los “juernes”, el alcohol y que íbamos pasando por las zonas de más marcha de Madrid hacen mucho.

Al llegar, nos dieron una de las cosas que más se agradecen de estos eventos, el avituallamiento frutero, un bol bien grande con sandia, melón y kiwi. La verdad es que pasamos un montón de calor, pero mereció la pena. Y a eso de la 1 y pico de la mañana poníamos rumbo de vuelta a casa. ¡Creo que nunca había salido a correr tan tarde! Digno de ver el contraste entre la gente de fiesta y los runners, que yo no sé quién está peor de la cabeza.

A la organización, un 10, absoluto y redondo. El ambiente, poder probar zapas, la camiseta de regalo, la elección del sitio, el recorrido, la variedad de ritmos, el avituallamiento, las fotos… Todo. Hubiera sido ideal de no haber tenido la inflamación, de haber cenado en condiciones y de no haber tenido madrugar para entregar una tarta al día siguiente, pero todo eso lo traía yo de casa. Aún con todo, lo disfruté lo bastante para tener muchas ganas de repetir la próxima, eso sí, ¡a 5:30!

¡Gracias por leerme!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s