Último entreno antes de la MUT

     Por aquí no os lo he contado, pero a más de uno os he dado la brasa con nuestra próxima aventura. Nada más acabar el Guerrero de Gredos nos apuntamos al MUT (Madrid Ultra Trail) en su versión Beginners, esto es, 21km con un desnivel de 1200m. Decidí que ese romanticismo que le guardaba a la media maratón para hacerla sobre asfalto no era tan romántico como hacerlo donde a mi más me gusta, en la montaña. Así que por mi parte ya he empezado a hacer mis listas, de las cosas que tenemos que llevar, de lo que hay que hacer allí, todo el menú de lo que vamos a comer a lo largo de esta semana…

     Y en un alarde de inteligencia preparatoria decidimos que nuestra última tirada larga antes de la carrera debía ser el tramo final de la carrera, que por cierto, es el más duro. Para que lo veáis más claro, en el dibujo se ve que subimos todo el desnivel en un tercio de lo que será la carrera. El sábado llegamos al primer pico que se ve empezando por la derecha (el más alto), bajamos un buen trecho y lo volvimos a escalar.

desnivel mut

Desnivel del MUTBeg

DSC_0884

No hay cosa que me guste más que ver animalitos por el camino. ¡Imaginad cómo me puse cuando pasamos por un prado lleno de vacas!

Empezamos la mañana muy contentos, no habíamos madrugado mucho y además habíamos podido animar a unos cuantos corredores que estaban corriendo la Madrid-Segovia, a su paso por Cercedilla. Además, apuntaba a un día estupendo, con sol y sin demasiado calor. Empezamos a subir animados, hasta que el camino se empezó a complicar. Subir no costaba, después de todo, aunque subíamos a paso rápido, íbamos andando. Pero el terreno se iba poniendo técnico, muy estrecho y empedrado. Teniendo en cuenta que eso lo tendríamos de bajada, nos preocupó bastante. Además, el track del GPS nos llevaba por sitios raros, que no parecían seguir un camino.

Y luego llegamos a cumbre. Dicho así suena a que fuimos de paseo, pero no. En cuanto se abrieron los árboles vimos que el track pasaba directamente por la cumbre y que para llegar hasta ella íbamos a tener que trepar. Literalmente. Guardamos el GPS y los teléfonos a buen recaudo y echamos las manos a las rocas. En más de un momento yo parecía un sucedáneo barato de Spiderwoman, una araña pegada a la pared agarrada con todas las extremidades y con cara de susto. La cara de susto es cosa mía, no de Spiderwoman, supongo.

 

 

IMG-20150923-WA0009

Víctor en la cima, al parecer, intentando coger todo el oxígeno posible

     De hecho, las fotos que saqué a Víctor en cumbre casi espachurro el móvil en mis manos para que no se me cayera, me dio un poquito de vértigo. Además, soplaba bastante viento. Viendo el panorama desde arriba no resultaba nada alentador. Trepar con 6km en las piernas es una cosa, y hacerlo con 15km es otra muy distinta. Creemos que este es el paso en el que van a ponernos cuerdas, porque 500 personas pasando por ahí, por estadística, alguna se cae. Bajamos un poquito para ver si la cosa se suavizaba y pudimos comprobar que no. ¡Va a ser un tramo divertido! Así que como no queríamos desvelarnos más sorpresas nos dimos la vuelta, volvimos a subir a la cumbre (donde había un grupo de excursionistas que alucinaron con nosotros, les parecíamos alienígenas) y empezamos el descenso, tal y como será el día de la carrera.

IMG-20150923-WA0007

Parece que no, ¡pero estoy tan alta como Víctor! Se nota en lo mucho que me agarro para no caerme.

     Al principio pensamos que apenas íbamos a poder correr, porque había muchísima piedra grande suelta, pero poco a poco fuimos cogiendo confianza, y prácticamente no paramos hasta llegar abajo. Bueno, a comer algo sí, porque si hay algo que nos penaliza más que las cuestas arriba son las paradas para comer. ¡Comemos muchísimo! Durante la bajada tuvimos un par de sustos cada uno, basta que pises mal un segundo para que se tronche el pie, pero por ahora parece que tenemos los tobillos fuertes, porque ninguno nos hicimos daño. También me dio mucho ánimo la gente con la que nos cruzábamos (hay que ver cuánta gente hay en la sierra un sábado), todos me decían algo cuando veían que quien iba detrás de Víctor era una chica. Y hay que reconocer que cuando subimos no, pero al bajar sí que parece más espectacular lo que hacemos. Claro, que tampoco habrán visto cómo bajan los que saben un poquito del tema.

IMG-20150923-WA0005

Una de las miles de paradas que hicimos para comer. De hecho, ésta ya es nuestra roca y tenemos previsto pararnos aquí a comer algo el día de la carrera.

     Ahora mismo tenemos sentimientos encontrados después de este entreno. Sabemos que va a ser mucho más dura la carrera de lo que esperábamos, pero también que todavía nos queda chicha por dar, de hecho, un día después del entreno yo estoy sin ninguna molestia (¡ni siquiera en las rodillas!). Vamos a sufrir de lo lindo, pero tenemos confianza en que la podremos acabar, aunque yo asumo que de la croqueta no me va a librar nadie y de que vamos a tardar más de lo que asumimos en las primeras estimaciones. Pero de lo que sí que estoy absolutamente segura es de que la vamos a disfrutar muchísimo.

     Mañana si me da tiempo os intento explicar cuál va a ser el equipo que llevaremos. Estamos preocupados porque las previsiones empiezan a dar nublado y poquito a poco suben las probabilidades de lluvia. Por no hablar de que ya están bajando las temperaturas, ¡y se nota!

    ¡Saludos, y gracias por leerme!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s