Weekly Report 6 y 7

     La semana pasada no pude escribir, mi vida últimamente es un caos. Tanto, que solo me dio para correr un día y además, después de la carrera de Ponle Freno, me costó un montón el día que salí. La respiración y yo éramos entes condenados a no entenderse. Qué asfixia, qué agobio y… qué dolor de ovarios. Mi intención no era más que hacer 5 km, pero al segundo km ya tenía claro que aunque quisiera, no iba a poder hacer más. Al menos, conseguí acabar sin pararme y a un ritmo decente de 6:43. Pero no disfruté nada, es de esas veces que te preguntas qué motivación vas a encontrar para volver a calzarte las zapatillas.

     Y así pasó, que el resto de la semana no quería ni oír hablar de correr. También es verdad que me encontraba muy regulera, con el dolor de la regla, y encima estaba de mal humor. Sé que llegará, pero aún no estoy en ese punto de querer salir a correr para quitarme de la cabeza el revuelto de hormonas.

     Y nos plantamos en ésta semana. Recuperando las ganas de salir pero sin encontrar el momento. El martes salimos por la mañana, porque aunque hacía frío, lucía un sol radiante. Me daba mucho reparo pasarlo tan mal como el último día, así que decidí que el Endomondo solo iba a cantar los km. Ni ritmo de vuelta ni promedio, sólo disfrutar, siguiendo el lema de Chema Martínez, No pienses, corre. Y vaya si disfruté. Nos pusimos en modo explorador y encontramos una nueva ruta, íbamos descubriendo el paisaje mientras charlamos animadamente. Es curioso como cambia la percepción de alguien como yo, cuando por fuerza te tienes que olvidar de mejorar tiempos. La verdad es que el ritmo fue muy tranquilito, como pude comprobar después (7:07), pero han sido los 8 km que más he disfrutado.

     Ya estaba yo tristona porque veía que se acercaba el fin de semana y que iba a pasar otra semana más saliendo a correr solo un día, cuando mi padre sugirió que fuésemos los cuatro juntos (mis padres, Víctor y yo) a echar unos km por el Retiro. Qué ilusión me hizo. Así que allí estábamos, a las 8:30 de la noche, con una pelona de frío que ni en Invernalia, subiendo en dirección Atocha. Por supuesto yo me quedé atrás comiéndome todos los semáforos por los que tenía que pasar en rojo y tuve que darme un sprint hasta alcanzarles del que luego me arrepentiría. Es una delicia ir por el Retiro un viernes a esas horas con el parque casi vacío. Bueno, había un tarado haciendo running que gritaba cosas muy raras, pero al que animamos cuando nos lo volvimos a cruzar.

     Yo no sabía cuántos km llevábamos ni a qué ritmo, porque mi Endomondo dejó de hablarme nada más empezar, pero intuía que íbamos con alegría. Fue una sensación interesante cuando recorrimos el tramo de meta de la carrera de Ponle Freno, no sabría explicar muy bien qué sentí, pero me pareció que en la carrera se me hizo muy duro para lo llano que es. En esa explanada grande y lisa que hay a mí se me fue un poco la cabeza y le dije a Víctor de meter otro sprint de unos 150 m, hasta que uno de mis tobillos susurró un dolor amenazante, así que aflojamos hasta que nos alcanzaron mis padres.

     No había pasado ni un km cuando mi padre nos picó a hacer otro sprint, ¡y cuesta arriba! Yo lo estiré tanto como pude, que no fue mucho, pero se puede decir que he hecho mis primeras series minimalistas. De todos modos, creo que esto del fartlek me va a gustar, porque me resulta muy agradable la sensación de ligereza que se queda en las piernas una vez que aflojas el ritmo. Y se nota, porque cuando empezamos el camino de vuelta a casa me puse delante para ir tirando porque me lo pedían las piernas. Bueno, las piernas y el hambre que llevaba. Fue aquí cuando empezó otra vez a dolerme las caderas, en cuanto tiro un poco más rápido de lo habitual, se me quejan más de lo que me gustaría. Al final hicimos 8.5km a 6:43, habiendo disfrutado muchísimo, como siempre que salgo con mis padres. Mención de honor para mi madre, que creo que hizo su mejor ritmo y luego nos preparó un payés que estaba de chuperretearse hasta los dedos de los pies (de la pantera rosa de postre mejor no hablo, porque eso es obsceno)

     En términos generales estoy contenta, sobre todo por lo mucho que he disfrutado del running esta semana, pero sigo sin conseguir ampliar el número de días de entreno. Además, quiero empezar a introducir fartlek de manera más seria, porque me preocupa bastante estancarme tan pronto, ¡que quiero bajar a ritmos de 5 pronto! Aunque soy realista y no me olvido de que las fiestas y los exámenes me lo van a poner complicado. ¡A ver qué tal se da la próxima semana!

¡Saludos y gracias por leerme!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s