¿Qué hace falta para correr?

Sobre todo ganas. Muchas, a ser posible, especialmente ahora que el frío empieza a apretar. También es aconsejable engañar a un alma caritativa para que te acompañe, aunque no es siempre posible. Y disciplina, desde luego. Dicen que tienen que pasar al menos quince días repitiendo una acción para que el ser humano lo tome como hábito, pero yo creo que con el running hace falta un poco más, porque reconozcámoslo, quedarse en casa resulta demasiado apetecible. Por eso el alma caritativa es tan importante, porque si adquieres un compromiso de salir a correr con él/ella, lo adquieres también con el running.

Otra cosa imprescindible son las zapatillas. Y además lo más caro, porque si en algo no debéis escatimar es en esto. Creo que algún día dejaré el teclado a Víctor, el experto, para que os cuente qué es lo que debéis mirar a la hora de compraros unas zapatillas. En nuestro caso, Víctor corre con unas Nike Pegasus 29 que se compró para andar porque son muy discretas (amarillo fosforito) pero que sacó un día a correr y le gustó tanto que se quedaron como zapatillas para entrenar. A mi me pasó algo parecido, porque yo tenía unas Pegasus 28 (me compré dos pares, uno para trabajar y otro para correr), pero eran de niño, que aunque son más baratas, lógicamente la calidad no es la misma. Además me creció el pie, o yo me di cuenta de que no podía llevar zapatillas tan ajustadas, así que acabé en el mundo ASICS con unas Cumulus 15, y oiga, mano de santo. En aquella época no salía a correr, así que era lo que me llevaba a trabajar, hasta que nos mudamos aquí y empecé a necesitar unas zapatillas de verdad para correr por el campo. No os aconsejo que utilicéis las zapatillas de correr para andar o viceversa, ¡a menos que queráis que os duelan los pies! Pero lo cierto es que habiendo cambiado el uso que les doy a las Cumulus, se están portando de maravilla.

Ahora estamos tanteando zapatillas más de trail, ya que hay alguna cuesta en la que yo me voy resbalando para abajo. Y cuando estás bajando no hay problema, a fin de cuentas, siempre se puede bajar dando vueltas de campana, pero cuando lo que estás intentando es subir, la cosa cambia. Para desdicha nuestra, en el outlet de Nike que hay en Alcorcón, de vez en cuando ponen pepinos de trail, que nos hacen llorar amargamente por no poder comprarlos.

Para nosotros también es muy importante el frontal, ya que siempre se nos hace tarde y acabamos saliendo más allá de las 21h. Y cosas del campo, que no hay farolas. Ahora mismo vamos con unos bastante cutres del Decathlon, que yo creo que son para usar dentro de la tienda de campaña para colocarte el saco, no para correr totalmente a oscuras, pero Víctor dice que así mejoro mi capacidad de reacción y yo, que soy muy tonta, me lo creo. Lo que si es verdad es que no ver las cuestas arriba que te vienen ayuda a afrontarlas, hasta que no estás arriba no te das cuenta de la paliza que te acabas de meter. También debo decir que vemos lo suficiente para que ninguno de los dos haya tenido un tropezón serio y que correr de noche por el campo es de lo mejor que hay, así que si podéis, animaros.

¿Qué más cosas se necesitan? Desde luego ropa. Lo del minimal running que se está poniendo de moda, tampoco hay que llevarlo al extremo como para ir en pelotillas colgantes. Si es ropa técnica mucho mejor, pero tampoco hay que dejarse mucho dinero en ello. En tiendas como Decathlon, Décimas o Sport Zone, tenéis ropa de sus propias marcas para correr a buen precio, y hay que estar en un nivel muy alto para notar la diferencia con las más caras. Lo que sí es importante es que ¡no las lavéis nunca con suavizante! Y si tendéis a tener problemas de rozaduras, intentad buscar prendas que os ayuden a evitarlos. Yo por ejemplo procuro llevar mallas que me cubran todo el muslo, porque ya he tenido una experiencia muy desagradable. Y si no, vaselina, aunque a mi no me gusta ir con todo el pringue. También es importante aprender qué ropa hay que llevar según el tiempo que haga, porque no hay nada que sobre más en una salida que un cortavientos cuando vas torrado de calor. Yo he encontrado un término medio (aunque mi padre diga que somos unos nenas por abrigarnos tanto), que son los manguitos. Cuando empiezo a tener calor, un buen rato después de pasar el río, me bajo los manguitos y a refrigerar se ha dicho. Pero no hay necesidad de pasar frío. Y en concreto para mí, es absolutamente imprescindible el buff, o la cuellera de toda la vida, aunque no haga demasiado frío mi punto débil es la garganta, y este otoño ya he tenido un parón por su culpa.

Todo esto es lo más imprescindible para correr. También podéis añadir pulsómetros (yo todavía no entiendo muchas veces lo que me dice el corazón, así que no le hago mucho caso), GPS (como casi seguro que llevas el móvil con el Endomondo, no hay necesidad de cargar con un cacharro más), portageles (llevar geles y similares para hacer como mucho 10K igual es ser un poco zampabollos), medias compresivas (para gente muy pro), guantes de invierno (imprescindibles en verano), gafas de sol (imprescindibles de noche), y las llaves de casa (mira, esas sí son imprescindibles).

¡Saludos!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s