¿Por qué calzarse las zapatillas?

     Si os asomáis a la ventana, a la hora que sea, y haga el tiempo que haga, hay una probabilidad enorme de que veáis a alguien haciendo running. Esa persona está ahí, contra viento y marea, con la espada de las agujetas, sobrecargas, lesiones, resfriados y un largo etcétera sobre su cabeza por alguna razón. Aunque de todos modos, tampoco creo que haya que estar muy bien de la cabeza para salir a la calle con unas mallas bien ajustaditas y fosforitas (y en mi caso con un frontal que me hace parecer un OVNI) cuando podrías estar espanzurrado a todo lo que das, en el sofá con una manta.

      Así que hay dos momentos bien diferenciados en tu vida en los que te pones las zapatillas de correr. Es primero es, lógicamente, el primero. Es el día que te dices a ti mismo “voy a salir a correr, a ver qué pasa”. El segundo momento para atarse las zapatillas son todos los demás. Éste último momento, como es el que se prolonga más en el tiempo (o al menos, debería), sufre una evolución. Al principio te arrastras escaleras abajo, con lágrimas en los ojos mirando por última vez al sofá, y mientras vas corriendo no haces más que pensar “quién me mandaría a mí…”. Pero luego (y esto os lo puedo prometer), el día que no sales a correr, te sientes mal y hasta te pican las piernas. Si estáis empezando, daros tiempo, en cuanto veáis que mejoráis, aunque sea un poco, tanto en técnica como en tiempos, y que después os sentís mejor (con agujetas, pero mejor) con vosotros mismos, estaréis enganchados.

    En mi caso tuve dos primeros momentos. El primero de ellos, hace como un año y medio, tuvo una motivación bastante frívola, y quizá esa sea la razón por la que no cuajó. Mi motivo para correr fueron unos pantalones cortos verdes fosforitos (ya iréis viendo que yo soy un poquito hortera, especialmente a la hora de elegir mi ‘outfit’ para correr). Ese pantalón simbolizaba todas mis inseguridades y decepciones que sufría con mi propio cuerpo, y mi propósito era conseguir verme bien con ellos. ¡Casi me da vergüenza reconocerlo! Es verdad que mucha gente empieza a correr para verse mejor a sí mismos, pero si os quedáis sólo en eso no vais a poder avanzar, que fue lo que me pasó a mí, porque sólo se empiezan a ver los resultados después de una buena temporada de esfuerzos y sufrimiento.

     Mi segundo ‘primer momento’ fue este año, preparando los exámenes de julio. Estaba siendo un año muy complicado, y tenía mucha tensión acumulada que las horas de estudio no iban a paliar. AsíDSC_0225 que salir a correr era (y es) mi manera de relajarme y vivir, durante una hora, en otro mundo. Además, tuvimos la suerte de que a dos minutos de casa hay un enorme campo que no se nos acaba corriendo, y como ya habéis visto, nada me gusta más que un camino de tierra.

     A día de hoy sigo corriendo. No todo lo que me gustaría, pues salimos dos o tres días a la semana por falta de tiempo. Aún hay días que me da pereza y tengo que arrastrarme un poquito. Mis antiguas motivaciones permanecen, sigo queriendo verme mejor, no ahogarme si tengo que correr para coger el metro y sigue siendo una válvula de escape. Pero ahora además lo necesito. Quienes me conocen saben que soy muy exigente conmigo misma y cada vez que salgo en lo único que pienso es en hacerlo mejor que la última vez (ojo, que si no lo sabes llevar, también es muy malo). No compito contra nadie, sino contra mi, que por otro lado, es el rival más duro que te puedes echar a la cara. Además, tengo una motivación extra, y que además, es de las más fuertes, que es Víctor, pero de él ya os hablaré en otro momento, porque merece una entrada completa para él solo.

¡Saludos!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s