Maratón de Barcelona 2018: La previa.

Ya sé, ya sé, soy un desastre y llevo desde el año pasado para volver a pasarme por aquí. Pero lo bueno es que traigo un montón de carreras súperchulas que contaros. Empezaré por la última, aprovechando que las agujetas que todavía me quedan me permiten revivirlo más fácilmente.

Madrid fue un desastre que no había por donde cogerlo. No lo disfruté, sufrí desde muy pronto y me quedó la amarga sensación de que por mucho que lo hagas bien, sin saltarte un entreno, el maratón no va a ser justo contigo. Por eso empecé a preparar Barcelona con una mezcla de pesimismo y de última oportunidad, porque si no lo disfrutas, qué sentido tiene tanto esfuerzo durante tanto tiempo.

Feria1

¡Equipazo!

Todo apuntaba a un nuevo desastre. Aunque esta vez habíamos hecho más ejercicios de fuerza, sobre todo gracias a la bici, también nos habíamos saltado algún entreno, especialmente tiradas largas. La alimentación la habíamos descuidado un poquito, sobre todo por culpa de las navidades. El test a mi me había salido catastrófico (no pude hacer más de 20kms) y por si fuera poco, la regla se me retrasó dos semanas, lo justo para que me bajara el día de antes (y eso, en mi caso, sí que es una catástrofe). Pero también hicimos cosas bien, cuidamos mucho mejor la carga de hidratos previa, el masaje de descarga lo adaptamos a mis necesidades, llevábamos sales, y por fin descarté de una vez los geles.

sdrAún así, llevaba más miedo que vergüenza. Tanto, que a pesar de que quería ir sola, en cuanto Luis dijo que si yo quería, él me haría de liebre, ni me lo pensé. Me controlaría los primeros kms (no os hacéis una idea de lo mucho que me salvó la carrera), y luego recogería en el 28 lo que quedara de mí para llevarlo a meta. Primera gran diferencia con Madrid, para entonces, no tenía nervios, solo sentía que tenía que ponerme en la línea de salida y hacer lo que había entrenado con tanto mimo. ¡Y zas! ¡Batacazo.! En Barcelona, aparte de los nervios que me faltaron en Madrid y de los que todo el mundo habla antes de un maratón, tenía un canguelo encima que no era capaz de sacármelo.

Pero estaban Chus y Luis para cuidarnos. Nos recogieron en el aeropuerto (después de una mañana estresante de repartir tartas) y nos llevaron directos a la feria, aunque ya nos habían recogido los dorsales. Nos enseñaron los stands más interesantes y pudimos cumplir con el trámite en tiempo récord. ¡Yo creo que el que ganó la carrera no tuvo tantas facilidades! Después cena con algunos Drinking y pitando para el hotel.

[Spoiler:] No lloré al acabar el maratón [/Spoiler], pero sí lloré cuando al entrar en la habitación del hotel lo primero que tuvo que hacer Víctor fue matar un bicho. No quise ni preguntar la especie del animalito. Una habitación vieja y roñosa y lo verdaderamente terrible, encima de un bar con muchísimo jaleo en la calle a pesar de que estaba lloviendo. Y sí, me eché a llorar de la impotencia, el cansancio y las hormonas, no me duelen prendas decirlo. Preparar el altar me sirvió para calmarme, y nos metimos en la cama lo más pronto posible. Víctor durmió como un bebé, lo cual me quitó el sentimiento de culpabilidad que tenía, pero yo, que suelo ser soy un tronco, me desperté a mitad de la noche porque se me salieron los tapones y me costó horrores dormirme otra vez.

nor

¡Altar preparado!

Por suerte cuando sonó el despertador a las 6 estábamos como sendas rosas, desayunando casi tranquilamente. Lo único bueno que tenía el antro donde dormimos es que estaba muy bien comunicado con la salida, y en 15 minutos estábamos con Chus y Luis en Plaza de España. Después de la foto de rigor con los Drinking y un buen rato de cola para los baños, nos despedimos de Chus y Víctor para irnos a nuestro querido último cajón dispuestos para la salida.

Pero como ya os he soltado una parrafada muy larga voy a hacer un Peter Jackson y os cuelgo el cartel de:

Continuará…

¡Tranquilos, que para una trilogía no nos da!

Anuncios

El Guerrero de Gredos 2017: #NoCorremosSolos

¡Hola! ¡Atención que viene parrafada! Un año más nos volvemos a poner en la línea de salida de uno de los mejores trails del calendario. No en la distancia que queríamos, ya que nuestra intención era estrenarnos en el maratón, pero allá por julio decidimos que había otras cosas más importantes, así que rebajamos el objetivo a los 22km.

Sigue leyendo

Corro.

Escribo estas líneas a la una de la noche en la sala de espera de un hospital. Uno de los pocos sitios en el mundo en el que tienes tiempo y espacio para pensar.

La vida a menudo es una mierda. Vas sorteando charcos de barro, pero no siempre puedes esquivarlos. Yo tengo la suerte de que apenas tengo, los que hay son poco profundos, y cada mañana me siento afortunada por ello. Pero hay gente a los que la vida les pone un auténtico barrizal por camino. Y aún así, con las botas hundiéndose en el suelo y con el cansancio en las espaldas, se levanta un día más para seguir adelante. No hay épica en ello, de esa de la que tanto nos gusta presumir a los corredores. Sólo hacen lo que hay que hacer, sin ni siquiera esperar reconocimiento.

¿Y yo? ¿Qué hago yo, mientras? Tengo dos brazos, dos piernas, un corazón que late y un cerebro que funciona con un rendimiento aceptable la mayor parte del tiempo. ¿Y qué hago? Aparte de mirar al enorme vacío que me espera tres meses más allá sin saber qué va a ser de mi… Qué tontería. Es trabajo. Es sólo trabajo. Pero, ¿qué hago?

Corro. Porque lo necesito. Porque hay veces que pensar no es suficiente. O a veces es demasiado. Porque a la vez que fortalezco las piernas se endurece la cabeza y se templa el carácter. Porque si corro lo bastante rápido, podré saltar los charcos de los que hablaba antes. Porque cuando pensaba que no podía correr más descubría que sí. Y entendí que si eso funcionaba corriendo, seguro que funcionaba en la vida. Porque hay gente que no puede, como Ángel no se cansa de repetir. Porque yo sí puedo y casi siento la obligación moral de hacerlo. Porque mis padres siempre han querido para mí que sea feliz, y lo soy, pero es más fácil con una trialera a mis pies en medio de un bosque. Más aún si es cuesta abajo, pero es que la vida ya trae las cuestas arriba de serie.

Correr no es sólo correr. Salvo cuando lo necesitas, que entonces correr es suficiente.

Miedos, dudas y otras pájaras mentales.

El título es este porque parece que si corres un maratón (y más si es el primero), tienes que sentirte así. Y la verdad es que, a 6 días del día M, estoy un poquito decepcionada. Aunque no dejo de pensar en ella, no hay nervios, ni histeria ni preocupaciones. Dolores que no haya tenido antes sí, eso se ha cumplido. Y la última tirada larga ha costado más de la cuenta.

Sigue leyendo

Maratón: Semana 8

¡Hola! Hoy os cuento la que para mí ha sido hasta ahora la semana más importante en el camino al maratón. Y curiosamente, también es la que menos km y veces hemos salido. El lunes y martes decidimos darnos un descanso, ya que la tirada larga a horas tan intempestivas nos había dejado machacados. Además, Víctor ha tenido mucho jaleo en el curro, y se ha terminado trayendo trabajo a casa. Vaya, que tan importante es tener la disciplina para salir cuando no te apetece, como tener la cabeza para decir “hoy no”.

Sigue leyendo